¿Cómo se escribió Las Chicas del Coro?

 Las Chicas del coro es la novela que cierra un momento, una etapa llamada Erotoamor, que comenzó con el relato de “Las Mujeres del Señor Arteaga”, siguió con “Erotoamor: Estilos de vida de las parejas modernas”;  que exploran la modernidad de las relaciones de pareja, su flexibilidad y acuerdos, en contraposición de las premisas sociales preestablecidas y proponen la apertura moral para el disfrute del amor y el sexo, con responsabilidad, protección, pero abierto a la exploración y el auto-conocimiento a través del compartir erótico .

Pero, ¿Cómo se escribió Las Chicas del Coro?

Esta novela la comencé a escribir al final del 2010, después de mi matrimonio. Para ese tiempo ya tenía una idea de lo que quería que fuera esta novela y la filosofía de Erotoamor estaba rondando por mi mente. Quería que fuera el relato corto de un seminarista que mantiene relaciones con unas coristas, todo muy somero y superficial. Sin embargo, me vi en la necesidad de hacer una historia más profunda, con más detalles y más significativa, porque ya había vivido algunas experiencias que me permití incluir en el libro.

Para el año 2001, nueve años atrás, me ofrecieron unas horas en un colegio en el oeste de Caracas, un colegio de Fe y Alegría, en el que los fines de semana disponía sus instalaciones para el programa IRFA (Instituto radiofónico Fe y Alegría; un programa de estudios de secundarias para jóvenes y adultos en que las clases son por radio y las evaluaciones presenciales), una vecina profesora me invitó a tomar unas horas de Inglés. En el lapso de dos sábados conocí a un profesor con el que compartía las horas de la materia y comenzamos a charlar y a practicar el idioma entre recesos. Para cuando ya teníamos confianza, le pregunté que de donde venía, ya que al hablar español lo hacía con acento aglosajón. Me indicó que era venezolano pero que se había criado en EE.UU, me confesó que había estado en un seminario y que había reununciado, se vino a Venezuela y a falta de trabajo tomó las horas en el instituto debido a ciertos contactos con el clero.

Siempre he tenido una especie de talento para que la gente me cuente pormenores de sus vidas, historias y vivencias importantes. Es un don.Con las semanas, éste comenzó a contarme las vivencias del seminario para luego confesar que la razón por la cual se había salido del seminario era el descubrimiento de que era homosexual. Había estado en psicólogos para aceptarse a sí mismo y a su sexualidad  y  para minimizar sus conflictos internos con la religión.

Esta personas, Jeferson, me contó que fue en el seminario donde obtuvo sus primeras experiencias homosexuales, relacionándose con compañeros de seminario. Para el final del semestre abandoné por razones de tiempo el IRFA y no lo volví a ver.

Esta historia la recordé e involucré ciertos aspectos relevantes en el argumento de la novela.

Salvador el protagonista de “Las Chicas del Coro”.

Entrado el año 2011 supe del embarazo de mi esposa, nuestro primer hijo, y ya tenía un borrador de Las Chicas del Coro en la que su protagonista se llamaba Salvador, nombre que luego, le coloqué a mi hijo.

Al protagonista de la historia, lo había ya descrito regio y con los ojos verdes; para nuestra sorpresa nuestro hijo heredó de sus abuelos los ojos claros, grises y prismáticos que a cierta luz se ven verdes y en otras se le ven azules, lo que es un dato curioso para esta historia, que comparte con el protagonista su nombre y una característica, al tener, ambos, los ojos claros.

Durante el año 2011 suspendí la escritura de la novela debido a los proyectos de construcción de nuestro hogar y algunos estudios universitarios. Me faltaba por definir las personalidades de Las Chicas del Coro, así que meditando en ello me dediqué a estudiar algunas personalidades del coro parroquial al que mi esposa pertenece. Tomé los rasgos de Lucy para crear a mi Vicky, tomé de Paula, para mi Solimar, de Iramarú para crear a la co- protagonista de la historia Egleé; y de mi esposatomé una pequeña, infima parte para recrear a Katherine. El padre Guillermo tiene base en un estupendo sacerdote ya fallecido que tuve el honor de conocer como presbítero de la parroquia en la que crecí.

Junto a estos personajes, que al igual que pasa en “Las Mujeres del Señor Arteaga”, en la medida en la que se va desarrollando la trama se van distanciando de las personas en las que fueron basadas, creo que esto pasa con todos los personajes que tienen base en personalidades reales, evolucionan de forma distinta.

Hay personajes reales que no me molesté en trastocar, y que serán una sorpresa para quienes lean el libro y los conozcan en la realidad.

En enero del 2012 comenzó el escándalo conocido como Vatileaks, un escándalo de corrupción publicado por el periodista Gianluigi Nuzzi y que describe una apropiación de dinero de la iglesia y el chantaje a Obispos homosexuales que usaban una casa de retiro para desarrollar fiestas y amoríos con seminaristas y sacerdotes. Este escándalo es sonadísimo, del cual ya tenía algunas ideas por algunas investigaciones para el libro, me tomó en buen momento creativo, pero también en una situación en la que el libro no pudo ser publicado como deseaba. A lo largo de la historia se van observando estos datos que se remonta a siglos y hasta los más modernos.

   Las Chicas del Coro y Erotoamor.

Tal y como ya saben, erotoamor es el enfoque de no limitarse en la exploración sexual y del amor, de abrirse a auto-descubrir los límites personales y morales, de evolucionar por medio de el erotismo, siempre con la pareja o en solitario. Esto pasa en la novela, esto pasa con Salvador y Las Chicas del Coro, la forma en la cual pasa es lo que permite que los tabúes comiencen a florecer y a tener resistencia, los cánones sociales y las creencias que incluso son cuestionadas en el relato.

El sexo al igual que el amor es un arte, y como arte tiene un significado, por eso espero que el lector crea la historia que se erige aquí, porque lo que ocurre con las Chicas del Coro, depende de su particular manera de percibir estas artes, de sus conocimientos, limitaciones y voluntades. Son ellas las que le dan significado a su vida a partir de este simbolismo que tiene como arte amor y el sexo.

     El enfoque Teológico de la novela.

Ciertamente, con esta novela dejo de lado las características del relato corto ya evidenciada en las dos entregas anteriores. Siendo este un escrito más sustancioso y denso, me expando en explicar enfoques teológicos que han despertado interés científico y filosófico a lo largo de los años, que son polémicos, que contrarían a la iglesia católica y a otras religiones, que se contraponen a los cánones sociales que derivan de estas religiones fundamentales y las condicionan, muchas veces de formas que limitan el camino humano. En estos capítulos expongo mi propia visión y perspectiva sobre la religión, cómo es, cómo debería ser y cuál debe ser su destino y aparte de todo, representa lo que yo pienso y considero sobre la religión sin más que pensar ni debatir.

Esta historia tienen una finalidad ulterior, la de poner a la humanidad por encima de todas las cosas morales, inmorales, justas o supuestamente justas, sus limitaciones y condicionamientos; intenta colocar a la humanidad y sus virtudes por sobre todas las premisas. Esta visión es nietzscheniana y se vincula con su frase ya citada “todo lo que se hace por amor está más allá del bien y del mal”, y que lo que realmente tiene sentido en la humanidad es lo que proviene de dentro y no lo que la condiciona social, moral e intelectualmente.

Todo esto es Las Chicas del Coro, una novela que resume y se expone a los enfoques de erotoamor, a darle sentido a la humanidad, a desafiar los cánones morales preestablecidos y que limitan la evolución intelectual y espiritual, considerando el espíritu como inherente del hombre sin sentido teológico y finalmente, un relato para el disfrute y la apertura.

Les presento los conceptos de arte que se tenían para la portada en esta muestra fotográfica: 

Modelo: Yauri Capriles y Hannibal Ovalles

Fotografías de: Johanna Capriles para Editorial Xalevan.

Diseño de portada Robert Gedler.

 

PORTADA LAS CHICAS DEL CORO ANGLO-hannibal     

 

Enlaces relacionados:

Las Chicas del Coro Portada y Sinopsis

Lee “Las Mujeres del Señor Arteaga” primera historia de la Saga Erotoamor

Erotoamor: Estilos de vida de las parejas modernas. Sinopsis y Lee su primer capítulo

 

 

 

Anuncios

!Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s