Bullying: El Chalequeo es “acoso escolar”

hqdefault (1)  En el segundo trimestre del año 2014, un grupo de investigadores y yo realizamos un estudio sobre Bullying que arrojó interesantes percepciones sobre la conducta social y los rituales de aceptación que se dan en nuestros colegios en la sociedad venezolana y en nuestra ciudad Caracas.

El los albores de principios de la década del noventa se acuñaron ciertos términos urbanos que han sobrevivido hasta hoy. Términos como “carteluo” y “chalequeo”; la primera se usaba en los barrios y es adjetivo para calificar lo que está bueno, bien hecho y se destaca, la palabra viene de “Cartel”, haciendo referencia a los Carteles del  narcotráfico en Colombia y que sus casos fueron tópicos en todo el mundo. Así que todo aquello que en los barrios se consideraba de estilo y bueno o bien hecho, era carteluo.

El segundo término que se acuñó es del que refiere el estudio y el artículo es: Chalequeo.

     Chalequeo, nace como un  mote, un sobrenombre un estigma que se le adjudica a otro. Chalequeo se refiere a chaleco, la prenda que se usa sobre los hombros,  a uno que se le coloca a alguien perennemente o temporalmente;  y que se usa cuando se ataca a otro acosándole verbalmente usando sobretodo el doble sentido sexual.

El chalequeo es parte de una especie de ritual de aceptación entre los grupos de jóvenes, sobre todos en edad adolescente y que cursan los últimos años de la educación básica y los que están cursando la secundaria; este ritual evalúa la resistencia y el aguante de mantener el chaleco o el chalequeo. Por ejemplo: un grupo de jóvenes de ambos sexos esta reunido y comienza el juego con el integrante más nuevo, diciéndole sobrenombres o adjudicándole preferencias sexuales contrarias a las suyas, riéndose de sus familiares o de sus amigos y así, para probar el aguante.

bullying-big

En este caso, no aguantar, molestarse o “picarse” como se le dice, es motivo para alargar y reforzar el chalequeo. Por otro lado, es temporal y por orden jerárquico, generalmente al que mejor demuestra habilidades para “chalequear“, no se le chalequea, por temor a que arremeta contra éste que se atreva a ponerle en evidencia. Esta actividad es temporal y alternativa, además es organizada y con el claro propósito de evaluar la resistencia de sus participantes y establecer jerarquía en el grupo social.

Lo cierto es, que el estudio develó que el 93% de los estudiantes encuestados ha participado en actividades de Chalequeo y ha recibido por parte de otros. consecuentemente se les consultó si el chalequeo lo consideraban como Acoso Escolar o Bullying y el 87% afirmó que es acoso escolar esta conducta.

Entre los investigadores nos preguntamos a qué se debía, de que, a pesar que el chalequeo es bullying, se continuaba realizando de manera tan constante y sigue midiendo y creando jerarquías entre los estudiantes. Encontramos que la risa es claramente un reforzador de las conductas de acoso escolar y que gracias a que los estudiantes se ríen y disfrutan de ello se perpetúa la conducta inapropiada. Lo cierto es que proyectando el reforzador risa en el tiempo, podría incrementar en los estudiantes la falta de empatía generando en ellos,a largo plazo, conductas psociopáticas que pueden ser causales de los problemas futuros y que quizá sean los causales de los problemas de violencia que sufre el país en estos momentos.

La falta de empatía es grave, el desarrollo de conductas sociopáticas que no demuestran interés en los demás o si lo que hacen puede, dañar a los demás, es la señal más alarmante de la violencia ya que se vuelve caso clínico y la violencia entonces se vuelve un caso de salud pública.

Parecería que se exagera con estos postulados, pero al observar los índices de violencia y el estado de la sociedad venezolana actual, los datos con respecto a la cantidad de homicidios por arma de fuego y hechos de vandalismos, presumimos que estas condiciones de la falta de empatía y las conductas socio y psicopáticas se han estado estableciendo en nuestra sociedad y determinan la situación de violencia desencadenada actual.

Incluso el estado juega un papel de doble discurso con respecto al acoso o lo que podría denominarse Bullying Político, en donde todo el que adversa al sistema gobernante lleva un sobrenombre o se le acusa de alguna condición que le sugiere como traidor a las condiciones e intereses de la cultura y la sociedad que supuestamente el gobierno defiende. El Bullying Político no es democrático, realmente es jugar sucio y esto lo ven nuestros estudiantes y nuestros hijos y lo imitan de una forma u otra.

      Soluciones.

  • Desde la escuela incluir en los proyectos de aula talleres de concientización de los actos de acoso escolar.
  • Evitar la exclusión. Sobreponer la condición humana sin diferencia de raza, credo, color o facción política.
  • Evitar la polarización y la radicalización de posturas en los ambientes escolares.
  • Mantener un lenguaje acorde con el nivel académico que se tiene, por lo menos hacerle creer y sentir eso a los estudiantes.
  • Generar políticas educativas orientadas a la lucha contra el acoso escolar y contra el bullying en general; que puedan ser modelados por los estudiantes.
  • Los docentes pueden buscar lecturas o talleres que ayuden a prevenir y resolver conflictos asociados con el acoso escolar.
  • Orientar a los padres en aquellos indicadores de Bullying en sus hijos. En Internet hay cientos de páginas que dan indicadores sobre esta materia.
  • Mantenerse siempre a la vanguardia en estos temas.
  • Los padres deben supervisar las redes sociales que sus representados usan para evitar los casos de Cyberbullying.

Es mucha la información en las redes sociales sobre este tema, queríamos puntualizar el específico del chalequeo, porque se ha hecho parte de nuestra forma de convivir. No desprestigiamos ni dañamos a nadie, toda relación que se desarrolle sanamente, que no afecte a los demás y que no crea problemas a largo, mediano y corto plazo, es aceptable. Porque, después de todo, todos, somo chalequeadores.

Nota Final:  Quiero agradecer y mencionar a los co-investigadores que trabajaron duro para obtener el trabajo que realizamos Paola Gómez, Johalith Castillo, Isaac Franco, Valentina Ríos, Owen Méndez, Victor Méndez, Isaac Castillo, Keiver, Ariadna, Adriana, Adrian Arenas… y a todos mis estudiantes del 2014 que colaboraron en este trabajo sobre el Bullying. Un abrazo para todos.

Anuncios

!Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s