La Venezuela Emocional

Reconozco que a algunas personas les importa muy poco analizar los orígenes de todo lo que estamos viviendo en estos momentos como ciudadanos de este país. La verdad es que a mí tampoco, pero soy de esos psico-historiadores que consideran que los génesis traen consigo la clave de sus finales.

descarga

Quizá por eso, tratamos de ser más concretos o radicales, muchos cometemos el error de adjudicar culpas y responsabilidades a personas y situaciones que son consecuencias y no causas. Y sabemos que para solucionar los problemas necesitamos estudiar sus causas, porque son las consecuencias lo que experimentamos y conocemos; y los orígenes de esas causas lo que ignoramos.

Hace unas semanas escribía un pequeño ensayo para una profesora del pedagógico. Dentro de ese escrito había una frase que decía, en pocas palabras, “que las personas con menos conocimientos manejaban mejor sus emociones que aquellas que tenían más conocimientos generales”. Me refería fundamentalmente, a la clase de conocimientos científicos, sociológicos, históricos que preocupan a muchos en la línea académica y que, esas personas,  por propia psicología, tienden a analizar todo y a pensar en todo racionalizando las emociones.

En cambio, la gente que conoce poco y que piensa menos en misterios grandiosos del conocimiento, manejan mejor sus emociones porque no tienen el estorbo de la razón analizándolo todo y pensando en todo.

Yo mismo me cuestionaba este pensamiento ambivalente, sobre la función emocional de nuestro país. Si consideramos a nuestra sociedad como un individuo y no como una serie de individuos separados y únicos, sino conectados y simbióticos, nos daremos cuenta de que su emocionalidad la condiciona, la vuele arisca y la mantiene a la defensiva, tóxica y difícil de tratar.

descarga (4)

La emoción sobre la razón. Venezuela vs Venezuela

Unos, contra otros, nos hemos mantenidos polarizados, manipulados y manipulables, emocionados y exaltados. Usando el conocimientos algunos nos hemos dado cuenta de los ardides que se han tejido a nuestro alrededor casi tan fácilmente y tan mágicamente que algunos creen que es natural. ¿A qué me refiero? Verán:

El uso indiscriminado del lenguaje bélico para incentivar un supuesto espíritu de lucha, si buscan un origen de la violencia aquí encontrará uno.

Corazon-de-mi-patria

Campaña tras campaña electoral se gesta como un “juego de guerra”, en donde los centros de votación son campos de batalla, los comandos electorales son ejércitos, sus líderes comandantes supremos y sus victorias las tildan de apoteósicas. Está bien es un juego, pero hay muchos que se lo cree en serio y a partir de esos momentos actúan como en una guerra permanente. Son los radicales

Tenemos a los manipuladores religiosos, que se apoyan de cuanta figura sacrosanta aparezca y fecha en que se celebre una virgen o santo; cualquier excusa es propicia para activar la autocompasión y la inactiva “voluntad de Dios” y “justicia divina” y “el tiempo de Dios es perfecto”.

Pero lo que más me resulta admirable y despreciable, al mismo tiempo, es el tipo de manipulación sofisticada manifestada en los arquetipos religiosos, mesiánicos y reivindicadores, psicológicos y asociativos. He aquí que se forjan estos trucos en figuras como Capriles Radonski, Leopoldo López y desde luego Hugo Chávez, la oposición, el oficialismo y cualquier otra cosa de interés nacional, estas “Jugnianas” jugadas: El líder- el libertador- el mesías, el que todo lo arreglará casi truculentamente cuando haya ganado las elecciones y así todos estaremos felices y en paz. O el caso del Jesús-Bolívar y éste, o aquel, son iguales, son lo mismo… ¡Qué bello! ¡Qué amor! ¡Qué corazón! ¡Qué país y qué patria! El opositor-diablo- Hitler- Nazi…

images (4)

Está también el todo hacerlo con amor, por manipulación: por amor y con tal amor. O por cosas tan abstractas, como el amor: el dichoso progreso que al igual que el amor nadie puede ni sabe definir ni medir.

No obstante la realidad niega la “sensación” y la emoción. La suprema felicidad contrastada con la suprema oposición errada, contra la realidad que todos vivimos.

La Venezuela Emocional vs a Venezuela Racional.

descarga (1)

Vamos a estar claros, esta Venezuela es el reflejo de la mayoría, el presidente es el reflejo de la mayoría y la oposición es el reflejo que quién sabe, quienquiera, que sea la otra mayoría, porque no se trata de una parte grande y otra pequeña, se trata de mitad y mitad, de ambivalencia, de dualidad, de dos partes similares e iguales, diferentes. Unos no convencen a los otros y los otros no convencen ya, a los unos.

Cuando se enfrentan ambas facciones singularmente dividida, para acabar con los argumentos y no llegar a la nada, la frase típica emocional es: “no me gusta”, “no creo en eso”, “no quiero” y así la razón queda aplastada por los sentimientos. Es así como aunque se tenga la razón el ciego emocional no concederá nada por nada, porque su razón está limitada y subyugada a su emocionalidad: “palo, golpes bofetones, puños y empujones”

images (5)

Siempre cuestiono a esos historiadores que consideran que nos influyó la Ilustración, como época, y que gracias a ello somos independientes y libres. Los cuestiono porque no es cierto. Sabemos que uno de los principios de la época fue la “civilidad”, que no es más que el poder controlar las emociones y el poder sobreponer la razón sobre las emociones y los sentimientos.

Con todo respeto creo que no hemos logrado controlar las emociones, mucho menos sobreponer a la razón por sobre los sentimientos. En fin, no somos civilizados, nos parecemos a… nos vestimos como… a veces hablamos tal cual a… pero no lo somos. No hay una pisca de civilidad.

La ansiedad está en la calle

Vemos correr a las personas en manadas por las escaleras y pasillos del andén cuando entra el metro a la estación, las vemos apretujarse y empujarse, golpearse para entrar primero y poder sentarse en desolados puestos rojos y azules. Vemos a una mujer muy joven cargar a su hijo de un año y cuando entra al vagón la encontramos mirando a todos lados con la esperanza de que alguien le dé el puesto, pero si ella no tiene la voluntad de cargar a su hijo y espera la sobreprotección de la sociedad ¿cómo va a tener fuerzas para criarlo y para educarlo en los próximos veinte años si no tiene la fuerza ni para cargarlo de pies en los cuantos minutos que dura su viaje? no tendrá la voluntad. Ya no la tiene.

descarga (3)

Vemos a la gente correr por comprar un paquete de leche, y luchar unos contra otros, porque no consiguen alimentos y eso las enfurece. Vemos a motorizados montoneros y agresivos porque alguien le dijo que no se comiera la luz roja, o porque le tumbó el retrovisor a un auto y no acepta su culpa y sobre agrede a su víctima.

Las emociones en este país están a flor de piel, el amor que se le dice tener es falso, se piensa que amar la patria es amar a un partido político o que el futuro está en creer en una “Unidad” desmembrada que vive comiéndose a sí misma.

La Venezuela emocional está a punto de ponerse de rodillas a llorar, no comprende que hace falta más que corazón y amor, que hace falta más que tripas y que vísceras, hace falta más que sentimientos, que “yo quiero” y “yo no quiero”.

Debe aprender que querer es irrelevante cuando lo que quieren unos, perjudica a otros. Que amar es irrelevante cuando ese amor hace daño. Porque, aunque venga el día de San Valentín con todas sus mentiras y parafernalia romanticona, cursi y ridícula; la Venezuela emocional debe entender que no se ama con el corazón sino con la cabeza.

Anuncios

!Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s